William I. Robinson

 

El golpe de noviembre en Bolivia es solo el último episodio del resurgimiento de la derecha en América Latina. Publicamos la parte final de este artículo* en él, William I. Robinson analiza las causas estructurales más profundas de la retirada de la Marea Rosa y las esperanzas de una renovación del socialismo en la región.

Las crisis estructurales del capitalismo mundial han sido históricamente tiempos de agitación y transformación social sostenida. En todo el mundo, la espiral de crisis de la hegemonía parece acercarse a una crisis general del gobierno capitalista. Esto puede parecer contrario a la intuición ya que la clase capitalista transnacional y sus agentes han estado en la ofensiva contra las clases populares en todas partes. Sin embargo, el resurgimiento agresivo de la derecha en América Latina y en todo el mundo es una respuesta a la crisis que se basa en cimientos inestables.

A nivel estructural, la crisis se refiere precisamente a la existencia de obstáculos para la acumulación continua de capital y, por lo tanto, a la tendencia al estancamiento y la disminución de los beneficios. Dados los niveles de desigualdad sin precedentes en todo el mundo, el mercado global no puede absorber el aumento de la producción de la economía mundial, que está llegando a límites para una mayor expansión. El crecimiento continuo en los últimos años se ha basado en el consumo inestable impulsado por la deuda, la especulación salvaje en el casino global que ha inflado una burbuja financiera tras otra y la militarización impulsada por el estado, o lo que yo llamo acumulación militarizada, a medida que el mundo entra en una guerra global. La economía y las tensiones internacionales aumentan.

Si bien la economía global se tambalea al borde de la recesión, la economía de América Latina ya se había hundido en la recesión en 2015 y se ha mantenido estancada en gran medida hasta la fecha (incluso en Bolivia, que registró las tasas de crecimiento sostenido más altas durante la expansión, estas tasas comenzaron a contraerse en años recientes, obligando al gobierno a retirar reservas). La clase capitalista transnacional y sus contingentes locales ahora están tratando de restaurar la rentabilidad colocando la carga de la crisis en las clases populares a través de una austeridad neoliberal renovada. Pero es poco probable que la derecha tenga éxito. Los números de las encuestas del presidente brasileño Jair Bolsonaro están en caída libre, el neoliberal Mauricio Macri ha sido expulsado de las urnas y los gobiernos de Ecuador, Chile y Colombia han retrocedido en las medidas de austeridad.

La incapacidad de la derecha para estabilizar su proyecto llega en un momento en que la izquierda institucional / partidaria ha perdido gran parte del poder y la influencia que había ganado. Por lo tanto, aparece un abismo entre la sociedad civil y política. Ha surgido una evidente disyunción en toda América Latina, sintomática de un fenómeno mundial en la izquierda, entre los movimientos sociales de masas que en este momento resurgen, y la izquierda institucional y partidita que ha perdido su capacidad de mediar entre las masas y el estado con un proyecto viable propio. El escenario más probable es un estancamiento momentáneo a medida que las nubes de tormenta se juntan.

Si ahora es seguramente el momento de la solidaridad con las masas de latinoamericanos que luchan contra la toma de posesión de la extrema derecha, también debería ser un momento para reflexionar sobre las lecciones de América Latina para la izquierda global. La Marea Rosa, debemos recordar, llegó al poder no aplastando al estado capitalista sino por medios constitucionales y procesos electorales a través de los cuales asumieron la administración de los estados capitalistas. Destrozar al estado capitalista simplemente no estaba sobre la mesa. Sin embargo, tampoco es suficiente recordar la exhortación de Marx de que las clases trabajadoras no pueden apoderarse del estado capitalista y usarlo para sus propósitos. Dado el retorno violento de la extrema derecha, podemos sentir la tentación de considerarlo un punto discutible sobre si los gobiernos de Pink Tide podrían haber hecho más para lograr la transformación estructural, incluso si no hubiera posibilidad de romper con el capitalismo mundial.

Pero las lecciones aquí para la izquierda global son críticas. El asunto es una de las habilidades de los movimientos sociales de masas autónomos desde abajo para obligar a los estados a emprender tales transformaciones. Esto a su vez implica repensar las relaciones triangulares entre estados, partidos de izquierda y los movimientos sociales de masas. El modelo de gobernanza de la izquierda basado en absorber los movimientos sociales y subordinar la agenda popular al electoralismo y a las exigencias de la estabilidad capitalista conduce a un callejón sin salida, o peor, a la derecha. Es solo la movilización masiva desde abajo lo que puede imponer un contrapeso al control que el capital transnacional y el mercado global ejercen desde arriba sobre los estados capitalistas en América Latina, ya sea administrados por la izquierda o la derecha.

Cualquier proyecto de izquierda renovado en América Latina, como en todo el mundo, tendrá que ocuparse del tema de las elecciones y del estado capitalista. Hemos aprendido que subordinar la agenda popular a ganar elecciones solo nos preparará para la derrota, incluso si debemos participar en los procesos electorales cuando sea posible y oportuno. En mi opinión, si vamos a enfrentar el ataque actual de la derecha, la izquierda debe renovar urgentemente un proyecto revolucionario y un plan para refundar el estado. También hemos aprendido de la experiencia reciente del partido de izquierda Syriza en Grecia y de los gobiernos de Pink Tide (Marea Rosa) en América Latina, así como de los gobiernos socialdemócratas que asumieron el poder en todo el mundo a fines del siglo XX, que una vez que una fuerza de izquierda gana la oficina gubernamental tiene la tarea de administrar el estado capitalista y su crisis y es empujado a defender ese estado y su dependencia del capital transnacional para su reproducción, lo que lo pone en desacuerdo con las mismas clases populares y movimientos sociales que lo llevaron al poder. (Traducción de FL)

 

Fracking es fractura hidráulica y quieren fracturar la tierra

es por eso que con gráfica decidimos hacerles la guerra

gases que se fugan por las grietas nos contaminan el aire,

es por eso que con métrica explicamos lo que no te explica nadie

750 sustancias químicas contaminan el agua,

 

es por eso que con lírica defendemos lo que más hace falta

Fracking es fractura hidráulica y quieren fracturar la tierra

es por eso que mediante el Hip Hop venimos a ponerte alerta (extracto) Tío Bad