Colectivo del periódico El Zenzontle.

Cambia el presidente de la república y según su planteamiento moral se propone cambiar la forma de administrar y gobernar: "no mentir, no robar y no traicionar".
Falta ver que el nuevo presidente no está sólo y si su equipo no mentirá, no robará y no traicionará, pues son muchos del mismo partido Morena, los que dudan de si la composición del gabinete de AMLO, de los diputados, senadores, gobernadores y alcaldes electos responderá a esa conducta, pues hay un historial en varios de ellos del lado de los poderes establecidos que llaman a la mentira, "reserva", al robo, "ganancia", y a la traición, "realismo político".

 

Sobrevivientes de la masacre de El Charco, perpetrada por militares en el municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, señalaron ante la prensa y en foros recientes que a casi 20 años de las agresiones, el gobierno mexicano ha permanecido indiferente ante las graves violaciones a derechos humanos, entre ellas ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y tortura contra algunos de los aprehendidos. No es así lo que ocurre del lado de los pueblos del municipio Ayutla de Los Libres y del propio poblado de El Charco, ahí se participa actualmente en tres procesos que muestran su valor indoblegable: primero, la lucha por la verdad y la justicia para las víctimas de la masacre, sus familiares y sus solidarios; segundo la participación en la consolidación de la CRAC-