El día que se firme la Paz en Colombia

habrá fiesta en Venezuela y en el continente.

Ya lo decía Bolívar: La paz es mi puerto”.

Hugo Chávez, septiembre de 2012

 

A casi diez meses de autoproclamarse infructuosamente un tal Guaidó como presidente de Venezuela y dos años y medio de la llegada de Trump a la Casa Blanca, la estela de tensiones, el manto de agresiones neocoloniales y las amenazas de guerra en todos los campos sigue siendo una constante en la asediada Venezuela y otras latitudes de nuestro planeta.

La naturaleza o mejor: “la Bestialidad del Imperialismo no tiene frontera ni país determinado”, así lo caracterizaba Ernesto Che Guevara en la década de los años sesenta, la realidad actual reafirma lo dicho por el entrañable Che.

 

Nuevas y viejas Amenazas

A la luz de complejo contexto que vive la Hermana Patria Venezolana, se recrudecen las agresiones y la proximidad de un conflicto binacional de gran envergadura es más latente en la región. Dada la exigencia de los “Amos del Norte” en su plan de recolonización del continente.

La burguesía colombiana se ha especializado en torcer la historia y desconocer el conflicto social y armado que vive la nación neogranadina por más de seis décadas. Lo que está claro es que la doctrina de seguridad nacional impuesta por los Estados Unidos, luego de la llamada guerra fría, aún se mantiene y amenaza con extenderse a la región. La guerra en Colombia se desbordó hace años a sus fronteras y esto trae consigo la expansión de una verdadera maquinaria de guerra y terror que ha sostenido a la clase dominante.

Los falsos positivos

Los falsos positivos son la expresión de la estrategia de guerra sucia, guerra psicológica y guerra política utilizada con más ahínco durante los periodos presidenciales de Uribe y su plan de seguridad democrática hoy renovado, pero vigente con Duque a la cabeza.

El estado colombiano tiene el primer puesto en condenas en la corte interamericana de derechos humanos por esa práctica que vulnera cualquier derecho ciudadano y que mantiene cuatro sentencias proferidas por este organismo.

Desde la desaparición física del Presidente Hugo Chávez, la guerra mediática sus fake news contra Venezuela parecen ser parte del paisaje impuesto por la derecha colombiana e internacional en su plan de lograr el desplome de la Revolución Bolivariana.

La exportación del paramilitarismo

La proliferación del paramilitarismo, el desarrollo del Narcotráfico, el contrabando de gasolina y alimentos así como la economía inducida para desbaratar el bolívar hacen parte del andamiaje para producir la sensación de un Estado fallido y forzar aún más la migración de personas a otros lugares del continente. Es frecuente que el Estado venezolano anuncie el desmontaje de planes terroristas que van desde el magnicidio contra el Presidente Nicolás Maduro hasta el bloqueo de transacciones comerciales que limitan el suministro de alimentos al pueblo a través del sistema CLAP.

La Estrategia desarrollada con las matrices de opinión que buscan comprometer al proceso bolivariano con la insurgencia colombiana, son cada vez más incisivas y reiterativas hasta el grado de que se denunciara por el estado colombiano para que incluyan a Venezuela en la lista de países patrocinadores del terrorismo. El Retorno de las FARC a la Lucha Armada.

El 29 de Agosto, luego de que un grupo significativo de la comandancia de la FARC anunciara al mundo su regreso a la lucha armada, este hecho sacudió el tablero de Colombia y el continente, pues reafirma el fracaso de los acuerdos de Paz de La Habana y ratifica la naturaleza guerrerista del uribismo y sus continuadores, en medio de una oleada de asesinatos de más de 500 líderes sociales y más de un centenar de excombatientes de las FARC.

El papel de Colombia en la Guerra proxy contra Venezuela

Tras el fracaso de los intentos desestabilizadores de 2017, a través de las guarimbas hasta el empleo de ataques armados financiados por EEUU, la administración Trump no solo anunció que la opción militar está sobre la mesa, sino que está decidido emplearla en el marco de la guerra no convencional utilizando la proxy war o guerra por delegación, asumida ahora por Colombia. La activación del grupo de Lima y el grupo de los 4 que juegan en el cerco diplomático e impacto disuasivo con las maniobras militares en la región amazónica; el empleo del territorio colombiano como base de apoyo para la asfixia económica y financiera el empleo del dólar today y el negocio especulativo de las casa de cambio en su mayoría de propietarios paracos y el contrabando de efectivo, alimentos y combustibles; el desarrollo de operaciones encubiertas con fuerzas especiales y unidades paramilitares y el despliegue de inteligencia electrónica junto al fomento de la balcanización de los estados fronterizos que son parte de la llamada media luna, actúan en el marco de la estrategia de dominación de espectro completo en su esfuerzo por derrocar la Revolución Bolivariana.

Al enemigo nunca hay que subestimarlo, tras el fracaso de los Acuerdos de Paz de la Habana, el recrudecimiento del asedio político y comercial y la puesta en marcha de la proxy war o guerra por delegación aumenta la tensión entre dos países hermanos que el imperialismo quiere poner a pelear para quedarse con la mayor tajada de las riquezas venezolanas y la caída del proyecto bolivariano, lo que significaría un grave retroceso para la lucha emancipadora de los pueblos del mundo.

Por estos días recordamos un aniversario más de la Liberación de Saigón y hoy 74 años después las enseñanzas del tío Ho Chi Ming en su lucha contra el imperio japonés, francés y estadounidense están más vigentes que nunca para truncar el plan gringo de asalto a la nación venezolana.

¡Unidad y resistencia de los pueblos Bolivarianos!

Síntesis informativa. Año 4. Número 123. Septiembre 01 -15 de 2019. Sala situacional Camilo Torres Restrepo.

 

 

17 Oct 2018 24

En octubre estará en México de visita para intercambio con las experiencias de otrospueblos originarios la dirigente Wichi de la provincia de Salta, Argentina. Recuperamos una nota periodística que da cuenta de su pensamiento y sus reclamos.

Por primera vez en su historia, la Cámara de Diputados de Salta distinguió a una mujer aborigen en el recinto. Octorina Zamora, referente de la comunidad wichi, fue homenajeada en el recinto del Palacio Legislativo. Allí agradeció el gesto y también aprovechó para reflejar las problemáticas que aún atraviesan.

El genocidio que empezó en 1492 sigue vigente y 600 años después seguimos padeciendo un genocidio constante”, aseguró.

En este sentido, detalló que el proceso se lleva adelante con “armas” que se van actualizando con el paso del tiempo. “Antes eran las espadas o los rifles, después los desmontes y ahora nos matan con la droga y el alcohol”, sostuvo Zamora y agrego: “es una vergüenza que los gobiernos no tengan proyectos para salvaguardar las vidas de nuestros hermanos”.

Durante su discurso, la referente, oriunda de Embarcación, afirmó que Salta es una “provincia racista” que no tiene en cuenta a los originarios.

Vivimos siendo desprestigiados. Días atrás el secretario de Salud dijo que los wichis somos sucios y antihigiénicos. Pero, por qué no habla de mejorar nuestra situación de salud en vez de cuestionarla o por qué no explica la falta de insumos necesarios en los hospitales”.

Tomado de La gaceta Salta, Argentina.

Lucas Crisafulli

Es un capitalismo pop, moderno y ‘cool’ que no solo no es impuesto por la fuerza, sino que es deseado por los esclavos.

En las relaciones laborales de una economía capitalista tradicional, intervienen cinco sujetos:.

a. Los empresarios que aportan el capital.

b. Los trabajadores que aportan su mano de obra.

c. El consumidor que adquiere un bien o servicio a cambio de un precio.

d. El Estado, que es el encargado de regular las relaciones.

e. Los sindicatos, que tienen su razón de ser en la asimetría que existe en la relación entre el empresario y el trabajador para, colectivamente, defender los derechos de estos.

Las nuevas aplicaciones de teléfono para pedir comida o un auto para taxi vienen a romper esta lógica por una nueva relación laboral mucho más beneficiosa al empresario. ¿Por qué? Porque ahora solo están tres sujetos en esta relación laboral:

a. Los empresarios que ya no aportan el capital, sino el diseño de una tecnología. Es un patrón sin cara.

b. Los trabajadores que aportan su mano de obra y ahora también parte del capital con su auto, moto o bicicleta.

c. El consumidor que adquiere un bien o servicio a cambio de un precio.

En estas nuevas formas laborales, no hay sindicato, porque existe un trabajador que no se auto-percibe como tal, sino que parte del discurso lo hace creer empresario. No hay Estado controlando.

El empresario es casi imperceptible, porque lo que hay es un trato directo entre un trabajador que se percibe empresario (y, por lo tanto, no hay derechos laborales ni sindicato) y un consumidor que se cree libre porque pueda optar entre tres aplicaciones.

El Estado se desentiende porque ha perdido la capacidad para generar trabajo genuino, con derechos, con sindicato y este trabajo precarizado viene a reemplazar eso.

El trabajador sobrevive, hasta que tiene un accidente y no puede volver a trabajar, porque tampoco hay seguro por enfermedad o accidente ni ningún seguro de trabajo. Si ya no puede trabajar, cae en una pobreza aún mayor.

Todo ese marco de distopía capitalista ciberpunk se produce al calor de un discurso que ensalza la libertad de mercado, una libertad que, en un mismo corral, pone ovejas y lobos, y declama que cada uno es libre de hacer lo que quiere, porque la libertad es libre y porque el lobo es libre de comer a la oveja.

Uber, Glovo, Pedidos ya son la fase superior de un capitalismo que, en América Latina, ya no requiere ocupar territorios como el colonialismo originario. No requiere hacer golpes de Estado, como en las dictaduras de seguridad nacional. Es un capitalismo pop, moderno y ‘cool’ que, no solo no es impuesto por la fuerza, sino que es deseado por los mismos sujetos a los que terminará esclavizando. Uber, la fase superior del capitalismo pop.

La Tinta

x Adrián Sotelo Valencia /La Haine

(Publicamos un extracto de este oportuno artículo cuando nadie para Donald Trump en sus insultos a mexicanos y cenroamericanos y afirma que “ha usado a México” para sus intereses racistas y anti-inmigrantes, agradeciendo a los presidentes de México, Guatemala y El Salvador su disposición a seguir la político de “tercer país seguro”, traspatio del imperialismo gringo).

Tras calificar de “exitosa” la reunión del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con autoridades de EEUU el 10 de septiembre al vencier el plazo de 90 días impuesto por Trump a México para frenar la migración, el presidente López Obrador dijo estar satisfecho de que ya no se volvió a insistir en el tema de la imposición de aranceles que motivó la puesta en marcha de una serie de medidas para “amortiguar” los flujos migratorios por parte del gobierno mexicano. Al respecto el magnate de la Casa Blanca con su tono arrogante y supremacista declaró: “Si impusiera sólo 5% de aranceles a México, eso pagaría el muro, pero no quiero hacerlo porque México ha sido fantástico” (18 de septiembre de 2019).

De ninguna manera se puede confiar en el régimen imperialista de Donald Trump y mucho menos en la turbulenta coyuntura electoral en que está comprometida la reelección del mandatario neoyorkino el año entrante. Por lo que su política anti-inmigrante, con el objeto de ganar adeptos, sigue su curso y se profundizará debido a que desde su campaña que lo llevó a la “presidencia imperial”, Trump erigió la lucha contra la inmigración ilegal y la construcción de un muro fronterizo como ejes de su campaña. En el mismo sentido se inscribe la reciente expulsión de dos diplomáticos cubanos de la ONU con el objeto de satisfacer intereses de la llamada “comunidad cubana en el exilio” de la Florida y ganar su adhesión electoral.

Una vez impuesto el status de “tercer país seguro” a Guatemala, y México convertido en una especie de “campo de refugiados” —como lo atestiguan los de haitianos (y africanos) retenidos en Tapachula— para los inmigrantes y deportados por EEUU con el slogan: “quédate en México” y bajo la custodia de la Guardia Nacional, el gobierno norteamericano ha anunciado nuevas medidas de su política (anti) migratoria.

Además de las derivadas de la condición de tercer país seguro, figuran la aprobada por la Suprema Corte de EEUU, aunque de manera temporal, que posibilita la solicitud de asilo sólo a aquellos que previamente la hayan tramitado ya sea en México o en Centroamérica. Las solicitudes de todos los que no cumplan con esta disposición automáticamente serán rechazadas. Esta realidad, de por sí perversa, se vuelve trágica para miles y miles de personas que se encuentren en esta situación y que tienen que esperar los largos turnos para ser atendidos por las autoridades migratorias estadunidenses.

Porque, como afirma el centro independiente: Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC, véase: https://trac.syr.edu/whatsnew/ email.190918.html ) de la Universidad de Syracuse, las cortes de inmigración en EEUU tienen un enorme rezago de solicitudes que esperan decisión en las cortes de inmigración: en el mes de agosto sobrepasó el millón de solicitudes, a las que se agregan 322,535 casos adicionales que están pendientes, pero que no se han colocado en la lista de casos activos, así la “cartera de pedidos” supera el millón 300 mil que corresponden a las cortes de inmigración de los estados de Alabama, Carolina del Sur, Arkansas y Vermont.

El gobierno de Trump anunció, a través del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EEUU (USCIS, por sus siglas en inglés), una “nueva norma” que establece: “...aquellos inmigrantes legales que se puedan convertir en una ‘carga pública’ — (¿?) — no podrán obtener una visa, ni la residencia permanente” (la famosa greencard), como tampoco la “ciudadanía estadounidense”.

Esta regulación se basa en la tesis de que “los extranjeros que quieran residir en EEUU deberán de ser capaces de mantenerse por sí mismos sin los subsidios que otorga el Estado (como los food stamps, las ayudas para el pago del alquiler de habitación o bien el seguro del medicare). Cualquier persona, incluso con status de permanencia legal en ese país, pero que reciba “ayuda pública”, será objeto de deportación sin importar si tiene familia o hijos menores. Esta medida afecta principalmente a quienes viven por debajo del umbral de la pobreza y que cada vez más abultan las precarizadas ciudades norteamericanas que las estadísticas oficiales se afanan en ocultar.

Es de esperar que se expidan nuevas normas o leyes para frenar la inmigración y la permanencia legal o ilegal interna, así como un incremento de las presiones de Washington contra los países expulsores de fuerza de trabajo. Es el caso del reciente acuerdo entre los gobiernos de El Salvador y EEUU en temas de seguridad y migración que, entre otros asuntos, permitiría “devolver a El Salvador a quienes soliciten asilo en EEUU.” Aunque el gobierno salvadoreño negó que se tratara de un acuerdo que convierte al país en “tercer país seguro”, en los hechos asume estas funciones en la lógica de los intereses geo- políticos y estratégicos de EEUU en la región.

De esta forma, el imperio del norte va imponiendo su Jaula de Hierro en la férrea lógica de la “Doctrina Monroe” que concibe a América Latina y el Caribe como su “patio trasero”.