10 PREGUNTAS FRECUENTES QUE NOS HACEN NUESTRXS COMPAÑERXS SOBRE COVID 19


16 de julio 2020


Elaborado por la Dra. Mandeep Dhillon, integrante de la Brigada 43 y médico urgencióloga.

 


1. Me siento mal pero no he tenido fiebre ni problemas para respirar - ¿puede ser COVID lo que tengo - aún así?.

Recordar que no toda la gente tiene los mismos síntomas al iniciar un cuadro de COVID. Aunque la fiebre es bastante común, no siempre se presenta al inicio del cuadro, y tampoco se presenta en toda la gente quien tiene COVID. Por eso es importante conocer los diferentes síntomas que se pueden presentar en combinaciones distintas en diferentes personas: fatiga, dolor de cabeza (cefalea), dolor abdominal, diarrea, pérdida del gusto (disgeusia), pérdida del olfato (anosmia), fiebre, dolores musculares (mialgias), dolores de articulaciones (artralgias), dolor de garganta (odinofagia), tos seca, congestión nasal. Algunos de estos o varios de estos pueden ser sus síntomas. Hay que ponerles atención desde un principio. También recordar que la mayoría de cuadros de COVID serán leves - no es necesario estar “graves” para que sea COVID. Poner atención a nuestros síntomas.

2. Si pienso que tengo COVID, ¿debo ir al hospital?

Si es posible que tengas COVID pero no te falta el aire, no te duele el pecho, no tienes fiebre muy alta que no se quita con medicamento y no padeces de otras enfermedades que te ponen más en riesgo, es probable que puedas realizar tus cuidados en casa. Es importante aislarse para reducir la posibilidad de contagiar a otras personas. Si vives con otras personas, es importante, al ser posible, aislarte en un cuarto y un baño aparte donde puedes estar durante el curso de la enfermedad. Si convives en un espacio con otras personas, debes portar cubrebocas y las demás personas también. Se deben limpiar los superficies de los espacios ocupados por la persona infectada frecuentemente. Así mismo lavar su ropa de cama y su ropa lo más frecuentemente posible. Tirar papeles usados para limpiar nariz o para escupir en una bolsa aparte. No compartir trastes con otra gente. Si alguien va a estar cuidando a la persona que está enferma, debe cuidarse con cubrebocas y lavarse las manos siempre antes y después de estar en contacto más cercano.

3. Si pienso que tengo COVID, ¿me harán la prueba para ello?

Lamentablemente hay mucha deficiencia en México respecto a las pruebas, se están haciendo muy pocas comparado a la cantidad de gente que tiene síntomas. En muchos hospitales se están haciendo pruebas sólamente a gente con síntomas graves de COVID. Por lo mismo, si no tienes síntomas graves (falta de aire, dolor en el pecho, nivel de oxigenación debajo de 90% medido por un oxímetro) es probable que no te hagan la prueba en las instituciones de salud disponibles en el país. Eso NO te debe hacer dudar de tus síntomas - es importante iniciar tus cuidados y los cuidados de prevención de contagios.

4. Tengo síntomas de COVID pero mi prueba resultó negativa. ¿Quiere decir que no tengo la infección?.

La prueba de PCR que se realiza con una toma de muestra de nasofaringe (a través de la fosa nasal) y otra de orofaringe (a través de la boca) no es perfecta. Por cuestiones de la técnica y otras veces por los niveles de virus en el cuerpo al momento de tomar la muestra, el resultado en algunos casos puede salir negativo aún cuando la persona SÍ tenga la infección. En varios países en donde se realizó más pruebas, se reportó lo que llamamos la sensibilidad de la prueba (su capacidad de detectar un caso positivo) de aproximadamente 70%. Eso puede variar. Quiere decir que de 10 personas que tengan infección por coronavirus, la prueba saldrá negativa en 3 personas. A eso le llamamos un falso negativo. Es difícil saber cuál es la cantidad de falsos negativos aquí en México. Por ende, si tienes un cuadro bastante sospechoso de COVID 19, aunque tu prueba salga negativa, lo aconsejable es que implementes los cuidados recomendados y también las medidas de aislamiento.

5. ¿Cómo puedo saber si me pondré grave o el mío será un cuadro leve?

Es difícil predecir completamente si tendremos un cuadro leve o grave al inicio del cuadro. Claro, hay ciertos “factores de riesgo” para cuadros más graves como son la edad avanzada, el sobrepeso, y la presencia de otras enfermedades como diabetes e hipertensión. También hay que tener cuidado si tenemos alguna enfermedad o condición que de por si nos tiene con defensas bajas o tomando medicamentos que nos bajan las defensas. Usualmente los síntomas graves, si es que se van a presentar, inician entre día 7 y 10 desde el inicio del cuadro. Es importante monitorizarse y poner atención a cómo nos vamos sintiendo de un día para otro, anotar si nos cuesta más respirar o hacer esfuerzos que hace algunas horas o hace un día. Si tenemos cualquier duda o tenemos más riesgo es mejor pedir la valoración médica para mayor seguridad.

6. ¿Qué medicamentos debo tomar en casa cuando tengo COVID?

Ningún medicamento hasta la fecha ha demostrado que puede mejorar los cuadros de COVID. Por lo mismo, ninguno en particular está recomendado para su uso en casa en cuadros leves o moderados. Hay algunos medicamentos que se están probando en cuadros más graves en el hospital pero nos falta más información para saber si ayudan a reducir los síntomas o riesgos mayores. Aún no hay ninguna vacuna para COVID lista para su uso en personas. Por lo mismo, más allá de tomar paracetamol para los dolores musculares, dolor de cabeza y/o fiebre, siempre y cuando la persona no sea alérgica o no tenga otra contraindicación para usarlo, no es recomendable tomar otros medicamentos. Mucho del enfoque del cuidado y tratamiento en casa se debe poner en la alimentación, hidratación, reposo, ejercicios respiratorios, apoyo emocional y uso de plantas medicinales, tés, etc. que se recomiendan para infecciones respiratorias altas e inflamación.

7. ¿Cuánto tiempo me durarán los síntomas?

La duración de algunos síntomas depende de la gravedad del cuadro. En la mayoría de cuadros leves o moderados que se tratan en casa, se puede esperar que la mayoría de las molestias terminen dentro de 10 a 14 días. En varios casos, la fatiga persiste más tiempo. También se ha reportado que el olfato y el gusto pueden tardar más de 20 días en regresar a la normalidad. Siempre y cuando ya no se haya tenido fiebre durante 3 días, que se está mejorando en general y ya pasaron 14 días desde el inicio de los síntomas (algunas instituciones ya dicen 10 días para fines de regreso a laborar en cuadros leves) se puede ya salir a la calle, etc. si es necesario con los cuidados generales que se deben observar por todas y todos - uso de cubrebocas, lavado de manos, sana distancia. Ya pasando ese periodo no debe haber mayor riesgo de contagio de otras personas.

8. Ya llevo 18 días desde que inicié mis síntomas, me siento mejor, pero me hicieron otra prueba y me salió negativa. ¿Aún estoy infectado?

Una cantidad importante de personas que han salido de un cuadro de COVID 19 y que ya no representan mayor riesgo de contagio para los demás aún salen con pruebas positivas después de recuperarse. Eso sucede porque se queda material genético del virus en nuestros cuerpos durante tiempos variables después de la recuperación. No sabemos a ciencia cierta hasta cuánto tiempo. Hasta el momento, NO se ha demostrado que eso represente aún un riesgo elevado de transmitir el virus a otras personas. Así que nos seguimos guiando por los días del cuadro y los síntomas para determinar cuánto tiempo debemos guardar el aislamiento.

9. ¿Qué podemos hacer en nuestra organización para apoyar a nuestros compañeros y nuestras compañeras que se enferman?

Es muy importante desde nuestras colectividades que NO dejemos que nos gane esta pandemia. Además de los riesgos del mismo virus, se están provocando múltiples afectaciones a nuestras familias, vecinos, colonias y pueblos en cuestiones económicas,otros problemas de salud, violencia, etc. Por ende, dejar de estarnos organizando NO ES OPCIÓN. Se recomienda que con las herramientas que tengamos a nuestro alcance - la convivencia cuidadosa con respeto de distancia, la comunicación electrónica, etc. hagamos diagnósticos locales, nuestros de la dimensión del problema Y también de quienes están a mayor riesgo no sólo de coronavirus, sino que en cuestión de alimentación, enfermedades crónicas, empleo, etc. Y de ahí ver cómo se puede construir el apoyo mutuo. Una estrategia es crear núcleos pequeños de apoyo entre algunas personas o algunas familias para evitar la convivencia demasiado amplia o el sobreponer diferentes redes de convivencia que es cuando el riesgo de propagación de infecciones aumenta mucho.

Si hay posibilidades dentro de nuestro grupo, colectivo, organización de adquirir material y equipo médico básico - un termómetro, un oxímetro, equipo para toma de presión, algunos medicamentos básicos - puede ser muy buena opción para compartir los gastos y hacer disponible ese material y equipo para el uso de varixs. Así quienes lleguen a infectarse se pueden tratar y monitorizar en casa con mayor seguridad además de darse cuenta de forma temprana y oportuna si se están agravando.

Formarse respecto a los sintomas, cuidados, remedios, ejercicios respiratorios, uso de plantas medicinales y datos de gravedad la mayor parte de nuestra red de apoyo para así poder cuidarnos, cuidar y asesorar a quien lo necesite. Tener un plan en conjunto por si alguien se agrava.

Aprovechar nuestra red para trabajar los miedos, la ansiedad, etc. que están aumentando muchísimo en este contexto de la pandemia. Ofrecer ese apoyo emocional y mental a personas que llegan a enfermarse, pero en general a todxs quienes forman parte de nuestra red. Hablar de esos temas sin estigma.

10. Después de recuperar de COVID 19, ¿estaré inmune al virus?

Después de una infección viral, nuestro cuerpo produce lo que se llaman anti-cuerpos que nos protegen contra ese mismo virus si llegamos a estar en contacto con ello de nuevo. En algunas infecciones virales, esa inmunidad persiste de por vida, en otros durante menor tiempo. En el caso de COVID 19, algunos estudios han demostrado que los anticuerpos sólo persisten en el cuerpo durante unos meses. Aún así, hasta la fecha y desde diciembre que iniciaron los primeros brotes en China, ningún país ha demostrado confiablemente algún caso de re-infección. Por lo mismo, se supone que la inmunidad SÍ dura algo de tiempo pero es difícil saber, ante el poco tiempo que hemos tenido de experiencia con COVID 19, cuánto tiempo dura realmente. Por ende, aunque ya nos hayamos recuperado de un cuadro, debemos mantenernos cuidadosos respecto a las medidas preventivas. Seguramente en próximos meses se sabrá más sobre la inmunidad contra este variante de coronavirus.

11. ¿Qué otras preguntas tienen?

Aquí les compartimos nuestro correo: ​ Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.