Bloque Democrático de Secundarias Generales, Sección Siete SNTE/CNTE

 

Estamos sin lugar a dudas ante una situación nueva, con la progresiva destrucción que ha hecho el capitalismo afectando todos nuestros derechos sociales. Estos deben ser defendidos por la organización inteligente y persistente de la clase trabajadora, bajo diversas formas de lucha, que seguramente deben ser intensas, planificadas, sincronizadas y muy bien conducidas. No debemos olvidar que nuestros derechos sociales son derechos constitucionales y derechos humanos, por ello las prioridades de la plataforma de lucha para esta nueva etapa debe ser:

A] Por la defensa de la educación pública, laica, gratuita y obligatoria y en particular por la defensa de las escuelas Normales, UPN y Centros de Actualización del Magisterio.

B] Por un empleo estable, de base, digno y bien remunerado.

C] Por la existencia de los sindicatos, por su democratización y por la bilateralidad en las relaciones laborales.

D] Por los servicios de salud pública para todos y todas los trabajadores.

E] Por jubilaciones y pensiones con montos suficientes otorgadas por el gobierno a todos los trabajadores de los sectores público y privado (ambos apartados, A y B del artículo 123 de nuestra constitución)

F] El cumplimiento de los once compromisos políticos establecidos con la SEGOB en el marco de la huelga de 124 días, en el año 2016, en particular por la realización de cadenas de cambios y ascensos en forma tradicional, para todos los niveles educativos

G] La abrogación de todas las reformas estructurales y en particular de la contra reforma laboral-educativa.

H] Rechazo total al incremento del precio de la gasolina, diesel, gas y electricidad.

I] Por la libertad de los presos políticos y de conciencia, por el esclarecimiento de los crímenes cometidos por el estado mexicano.

En congruencia con estas demandas debemos enfatizar nuestra protesta, movilizaciones y estrategias de lucha para exigir solución a las mismas, coordinadamente con otros sectores de trabajadores del país.

Un gran desafío que tenemos es con las generaciones nuevas. A esta generación joven hoy no se le puede hablar con el lenguaje de las demandas viejas, porque los jóvenes tienen una perspectiva incierta con la educación, las pensiones, la salud y con la inestabilidad laboral. Es necesario desde las aulas, parques y otros ámbitos públicos generar espacios permanentes de concientización y politización para renovar y fortalecer nuestra memoria histórica de agravios y ofensas al pueblo de México, ejecutadas por el autoritarismo del Estado capitalista represor aliado del neoliberalismo que padecemos hace décadas.

Así también, la verdadera intención de la reforma de la Ley del ISSSTE efectuada el 31 de marzo del año 2007, fue abrirle las puertas a la iniciativa privada, a las AFORES, privatizando y destruyendo la seguridad social. Esta reforma afectó a más de dos millones de trabajadores y a diez millones de derechohabientes. ¿Cómo quedamos con la reforma del ISSSTE del 2007?

Los jubilados y pensionados, sin cambios, según la autoridad.

Los de nuevo ingreso se fueron a los bonos o cuentas individuales.

Los activos tuvieron la opción de irse al décimo transitorio o a las cuentas individuales. [más del 80 por ciento optó por irse al décimo transitorio].

Recordemos que el 08 de diciembre del año 2015, Peña Nieto presentó a los diputados la iniciativa de desincorporación del PENSIONISSSTE, que representa abrir las puertas para que la mitad o todo el capital que maneja el PENSIONISSSSTE, que son más de 120 mil millones de pesos, pasen a las AFORES, que son administradoras privadas, nacionales o trasnacionales.

También recordemos que quienes ingresaron como docentes con la LGSPD, Ley General del Servicio Profesional Docente, no fueron contratados con plaza base, su situación laboral es incierta o de inestabilidad laboral.

Como podemos observar la contraofensiva general de la burguesía contra todos los derechos sociales de la clase trabajadora es en México y en el mundo, comenzó su primera fase en las décadas de los sesentas, setentas y ochentas, dicha ofensiva iba dirigida en contra de los salarios reales y en contra de las condiciones de trabajo. Hoy la ofensiva para el desmantelamiento y la destrucción sistemática de los derechos y las conquistas de los trabajadores ha llegado más lejos, actualmente están en franco riesgo el empleo, los servicios públicos como; la educación, la salud, el agua, las pensiones y jubilaciones.

Por otra parte existe un rezago de pagos de los salarios del personal docente y no docente, interinos y de base, desde hace más de tres años, sólo en los niveles educativos de Secundarias generales y secundarias técnicas, este adeudo rebasa los cien millones de pesos, Hay documentos emitidos por la Secretaría de hacienda del estado, donde manifiesta no poder atender la ampliación líquida de recursos presupuestarios para cubrir dichos pagos rezagados, turnando la problemática a FONE y a la SEP.

Ante toda esta situación, ¿qué vamos hacer y cómo vamos a luchar para defender en forma unitaria y enérgica nuestros derechos sociales, que cada día nos lo arrebata y destruye el capitalismo?.

¿Cuándo y cómo vamos a reactivar y reorganizar la fuerza de la CNTE?, si los demás contingentes de la Coordinadora ven a Chiapas como la punta de lanza, estamos asumiendo nuestra responsabilidad histórica que nos corresponde?

Si el desafío que hoy tenemos son las generaciones nuevas, ¿cómo vamos a trabajar con ellos y ellas, con los maestros y maestras jóvenes, con los estudiantes, los normalistas, sin anteponer intereses personales o de grupo, sin dividirlos, sin fragmentarlos, ni confrontarlos? ¿cómo establecemos una comunicación productiva, escuchando, atendiendo y generando soluciones a sus problemáticas diversas?.

¿Cómo vamos a defender el ahorro de los trabajadores que es agredido por el gobierno?, ¿Cuándo concretamos y retomamos con seriedad la apropiación de nuestra materia de trabajo?, construyendo proyectos verdaderos de educación alternativa, que nos vinculen aquí y ahora con los padres de familia.

Hoy más que nunca la lucha magisterial debe ser vinculada con otras luchas para trascender el marco gremial, dejar de ser gremio y lucha gremial, para transformarnos en verdadera lucha social, fundida con quienes protestan por el gasolinazo y por lo que hay más allá del gasolinazo.

El nivel de Secundarias Generales exige cadena de cambios con ascensos con lineamientos locales y tradicionales.

Que ningún directivo producto de evaluación para la promoción entre a las escuelas.

Que ningún nivel educativo sea puerta de entrada de la contra reforma educativa.

¡UNIDOS Y ORGANIZADOS VENCEREMOS!