Imprimir

William I. Robinson

A medida que el chivo expiatorio anti-inmigrante y el racismo aumentaron en la última parte del siglo XX, también lo hizo la resistencia de los inmigrantes y sus partidarios. Los trabajadores inmigrantes han jugado un papel destacado en las luchas laborales. En los Estados Unidos, un movimiento de justicia de inmigrantes se remonta a décadas y se había estado construyendo como parte de las actividades de solidaridad centroamericanas de la década de 1980. Este movimiento estalló en protestas masivas en los Estados Unidos en la primavera de 2006, desencadenadas por la introducción en el Senado de los Estados Unidos de un proyecto de ley draconiano, conocido como el “proyecto de ley Sensenbrenner”, llamado así por el senador patrocinador, que habría criminalizado a los inmigrantes indocumentados y sus partidarios. Estas protestas masivas de la primavera de 2006 ayudaron a derrotar el proyecto de ley, pero también provocaron una escalada de la represión estatal y el racismo nativo y alimentaron los movimientos neofascistas anti-inmigrantes y nacionalistas blancos.
La elección del presidente Donald Trump, abiertamente racista y anti-inmigrante, a la presidencia en 2016 dio lugar a una fuerte escalada de la histeria fanática anti-inmigrante como parte de la estrategia del régimen de Trump para escapar de la crisis a los inmigrantes. Pero más allá de los chivos expiatorios, la criminalización de los inmigrantes, el aumento de las redadas y las detenciones, y la retórica de “construir el muro” fueron parte de una estrategia más amplia para desarticular la organización política y la resistencia entre las comunidades inmigrantes. No fue sorprendente que la ola de detenciones y la deportación de inmigrantes de México y Centroamérica cuando Trump asumió el cargo se dirigiera a activistas laborales y comunitarios particulares entre la comunidad de inmigrantes indocumentados. Los gobernantes estadounidenses parecían estar avanzando con el esfuerzo de reemplazar el sistema de superexplotación de la mano de obra inmigrante indocumentada con un “programa de trabajadores invitados” masivo (léase: peonaje laboral) que sería más eficiente al combinar la superexplotación con el supercontrol. De hecho, mientras que la detención y deportación de trabajadores inmigrantes indocumentados en California se intensificó en la segunda década del siglo XXI, el uso de “trabajadores invitados” en la industria agrícola de $ 47 mil millones de ese estado aumentó en un 500 por ciento de 2011 a 2017.
Un movimiento masivo de derechos de los inmigrantes está a la vanguardia de la lucha contra la explotación empresarial transnacional. Otorgar plenos derechos de ciudadanía a los cientos de millones de inmigrantes en todo el mundo socavaría la división de los trabajadores en inmigrantes y ciudadanos y debilitaría la capacidad del capital para dividir y explotar a la clase trabajadora global. Esa división es un componente central de las nuevas relaciones de clase del capitalismo global, que se basa en hacer “informal” y “flexible” una masa de trabajadores contingentes, inmigrantes y nativos por igual, que pueden ser contratados y despedidos a voluntad, desindicalizados y forzado a condiciones de trabajo precarias, inestabilidad laboral, reversión de beneficios y presiones a la baja sobre los salarios. El desafío estratégico del movimiento de justicia de inmigrantes en los Estados Unidos, como en otros lugares, es cómo lograr la hegemonía de la base de trabajadores de masas dentro del movimiento. Esto ciertamente implicaría, entre otras cosas, un compromiso mucho más militante y radical por parte de los sindicatos para organizar a los trabajadores inmigrantes y priorizar la defensa de los inmigrantes en su trabajo político. También implicaría arrebatar la agenda política de los derechos de los inmigrantes al Partido Demócrata y al establishment Latino, aunque esto no es algo que pueda abordar en este texto.
La creciente crisis del capitalismo global abre graves peligros para los inmigrantes y para toda la humanidad. También abre oportunidades. Para revertir esta embestida anti-inmigrante, no debemos recurrir a los partidos políticos del statu quo (como el Partido Demócrata en los Estados Unidos), a la clase capitalista transnacional ni a los pasillos del poder institucional. En cambio, debemos recurrir a la base masiva de este movimiento: las comunidades de trabajadores inmigrantes pobres y sus familias que crecen en las ciudades y pueblos rurales del mundo.
La defensa de los migrantes y refugiados está en la primera línea de la represión contra una economía política global que nos ha empujado a la guerra permanente y la represión estatal, al tiempo que nos priva de una economía que pueda satisfacer las necesidades de la humanidad. El refrán “los derechos de los inmigrantes son derechos de los trabajadores” no es una mera retórica. La defensa de los migrantes y refugiados, la gran mayoría de los cuales son trabajadores pobres, es fundamental para la lucha de toda la clase trabajadora mundial. *Fragmento final del ensayo: Trabajadores inmigrantes: combatientes de primera línea contra el nuevo capitalismo global, William I. Robinson, otoño de 2019.

 

Categoría: Audacia Popular
Visto: 57